Ciclo de vida

Las hormigas se desarrollan mediante una metamorfosis completa, pasando por los estados de huevos, larvas y pupas (en este estado algunas se encierran en capullos y otras no) y finalmente adultos. En estado larval una hormiga es completamente inútil ya que no posee extremidades, por lo que su cuidado queda a cargo de otras hormigas adultas. La diferencia entre reinas y obreras y entre las diferentes castas de obreras cuando existen, es determinada por la alimentación durante el estado larval. Tanto las larvas como las pupas deben mantenerse a una temperatura y humedad que aseguren un desarrollo adecuado, por lo que a menudo las hormigas las trasladan entre las diferentes cámaras de crianza de la colonia, en búsqueda de las mejores condiciones.
Las colonias de hormigas viven dentro de nidos. Muchas especies prefieren hacer sus nidos en la tierra, otras en madera como troncos viejos, postes o construcciones. Dichos nidos las proveen de protección contra sus enemigos y las variaciones climáticas les permiten almacenar alimentos y otros recursos.